Información General     |         Guía de Viaje         |         Guía de Ocio         |        Vuelos         |        Alojamiento        |       Servicios      |    Enlaces 
 

 

           
 
Roma > Guia de Viajes > Un Recorrido por la Ciudad de las Piazzas

El recorrido comienza en la Piazza del Campidoglio, diseñada por Miguelángel en el 1535. Un conjunto de tres edificios (Palazzo dei Conservatori, 1568, Palazzo Nuevo, 1654 y Palazzo Senatorio) que crean un espacio trapezoidal al que se accede por una escalera conocida como La Cordonata. El Papa Paolo III, mandó construir y reorganizar la plaza a Miguelángel. El arquitecto participó en la obra de dos de los edificios, pero el tercero se terminó mucho después de su muerte, según el proyecto original. Lo más atractivo de esta plaza es su escalinata y su pavimento, ambos considerados maravillas de la arquitectura y el urbanismo. El pavimento dibuja una elipse circunscrita por los edificios y presidida en el centro la estatua ecuestre de Marco Aurelio.

A continuación, podemos visitar la monumental y rocambolesca Piazza Venezia, un monumento que hace honor al creador del estado italiano, Vittorio Emanuele II, construida en 1911. Mientras más lejos se está de la plaza mejor se aprecia su inmensidad y más se ve su fealdad.

Seguimos el paseo por la Vía del Corso, pasando por la Piazza de la Colonna. En esta plaza se levanta el Palazzo Chigi sede actual del gobierno y en el centro la Columna de Marco Aurelio, que le da nombre a este espacio. Construida en el 180 d.C. para conmemorar la victoria sobre los bárbaros en el Danubio, se inspiró en la Columna Traiana.

Después de la plaza cruce la Vía el Corso y continúe por la Vía del Tritone, caminamos hasta la Fontana de Trevi, nos encontramos con un pequeño espacio que más que una plaza es un pasillo que rodea la famosa fuente. Adosada a la fachada de un palacio, es un arco triunfal, una alegoría al Rey de los Mares. La figura principal es Neptuno tirando de su carro de caballos marinos, lo acompañan la Abundancia y la Salud. Obra de Nicola Salvi, en el 1763, esta fuente es sin duda el punto de reunión por excelencia de los turistas. La tradición indica que se deben lanzar dos monedas, la primera pidiendo volver a Roma y la segunda con un deseo.

Si continuamos por la Via Tritone, podemos visitar la Piazza Barberini, donde está la preciosa Fontana del Tritone. Esta obra de Bernini, creada en 1642, nos ofrece una composición de cuatro delfines alrededor de un tritón que toca una concha marina. Esta plaza ha cobrado vigencia, gracias a la novela Ángeles y Demonios de Dan Brown, también escritor del Código Da Vinci, quien sitúa aquí parte de la trama de su historia.

Desde esta plaza surge la famosa Vía Veneto, inmortalizada por Federico Fellini en su película La Dolce Vita. Cuyo máximo esplendor fue durante las décadas de los 50’ y 60’ y que actualmente es un atractivo turístico. Tómese un café o coma en uno de los míticos restaurantes y cafés de la Vía Venento.

Volviendo sobre nuestros pasos en la Vía Tritone y girando a la derecha en la Vía Due Macelli, llegamos a la conocida Piazza di Spagna y La Scalinata Spagnola, que preside el ascenso a la Iglesia de la Trinidad del Monte y a la estatua del Papa Alessandro VII Chigi. La escalinata y la plaza fueron terminadas en 1726 y son obra del arquitecto Bernini. La mejor época para ver esta plaza es durante la primavera cuando está adornada con flores. Aunque adorno no le falta, ya que los turistas son una decoración per se.

La Plaza España fue en otros tiempos sede de reunión para intelectuales, pero actualmente aquí se reunen los turistas a descansar, después de largas jornadas de compras por la Via Condoti o decidir cual de los restaurantes y cafés de la zona será el escogido para cenar esta noche. También es sede de la moda, cada año en el mes de Julio aquí se celebra el desfile Donne Sotto le Stelle, que reúne a lo más prestigioso del mundo del fashion.

Desde la Plaza de España, continuamos por la Vía del Babuino hasta encontrarnos con la Piazza del Popolo. En esta plaza convergen tres calles importantes La Vía del Beduino, La Vía Ripetta y la Vía del Corso, las tres se conocen como el Tridente; zona de comercio, vida nocturna y diversión.

El Tridente fue concebido al inicio del 500 d.C. por el Papa Leone X, quien decidió construir la vía Leonina hoy conocida como Vía Ripetta, posteriormente y en ocasión del jubileo 1525 se construiría la Vía Clementina hoy Vía del Beduino y no será hasta finalmente el 900 cuando se restaure la Vía del Corso sobre el antiguo trazado de la Vía Flaminia que esta zona estará terminada y engrandecida con la Piazza del Popolo como colofón.

La Plaza del Popolo, es un inmenso espacio de forma oval, al que se puede acceder por muchos lugares, pero que si lo haces desde la Vía del Babuino te verás obligado a cruzar la Porta del Popolo; tres arcadas grandiosas. En el centro de la plaza, un obelisco egipcio. El conjunto lo forman las dos iglesias gemelas de Santa María dei Miracoli y Santa María in Montesanto, el Pincio (una bonita escalera que da acceso al mirador sobre la plaza) y la Iglesia de Santa María del Popolo.

La iglesia, que toma el nombre de la plaza, es una grandiosa construcción cuya autoría se atribuye a Bernini, y es conocida por albergar las capillas funeraria de las familias ricas de la Roma barroca; como los della Rovere, Cybo y Chigi, esta última obra de Rafaello.

Salgamos de la Plaza cruzando la Porta, y demos un largo paseo por la Vía Ripetta hasta llegar a la Piazza Navona. Según dicen hay que ver el atardecer en esta plaza, para entender su verdadera belleza reflejada en los colores de los edificios que la forman. Con atardecer o sin él, esta plaza es un espectáculo: turistas por doquier, cafés famosos para descansar y comer y su protagonista la famosa Fuente de los Cuatro Ríos o dei Fiumi, de Bernini. La fuente representa los cuatro ríos más largos conocidos para la época: el Ganges, el Danubio, el Río de la Plata y el Nilo.

La iglesia parte del conjunto es Santa Agnese in Agone, una de las mejores obras manieristas-barrocas de Borromini del 1657. En el punto donde ha sido construida la iglesia, se dice que fue donde se martirizó a Santa Ana. Cerca de esta plaza también se pueden visitar Sant’Ivo de la Sapienza del mismo autor y Santa María de la Pace, obra de Bramante. Durante la época romana, en la Piazza Navona se celebraban competiciones de coches de caballos; a ésto se debe la forma de estadio del espacio, que ha sido respetado y resaltado con las modificaciones realizadas en el Barroco. En un extremo está la Fuente del Moro y en el otro lado una fuente dedicada a Neptuno.

Uno de los lados de la plaza colinda con la Vía Vittorio Emanuele. Antes de llegar a dicha vía hay un entramado de calles pequeñitas que nos llevan, siguiendo las señales, a la Piazza della Rotonda; el espacio que preside uno de los edificios emblemáticos de Roma: el Pantheon. De aquí, podemos aprovechar para visitar el obelisco sobre el elefante, la escultura ubicada en el centro de la Piazza della Minerva.

Nuestro último espacio dentro de este tour de plazas, es el fecundo Campo de Fiori. Esta plaza de forma rectangular alberga no de los mercados más prolífico y antiguos de la ciudad. En el centro se yergue una estatua de Giordano Bruno filosofo condenado y ejecutado por herejía en la inquisición.

La hora ideal para visitar el Campo de Fiori es durante las mañanas cuando hay mercado, o por las noches para cenar en la tranquilidad, evitando el bullicio de la Piazza Navona, así como sus altos precios también.

Otra bonita plaza, aunque un poco alejada del centro, es la Plaza del Distrito de Trastevere, donde destaca la hermosa iglésia de Santa María en Trastevere. Esta plaza es muy popular entre los locales, que decican horas a frecuentar sus bares y tiendas.

Y no podemos dejar de mencionar la Plaza más famosa de Roma. o del Vaticano según como se quiera ver, la Plaza San Pedro. Esta plaza, una de las más grandes del mundo, cregrega a cristianos en torno la famosa aparición del Papa cada domingo.

No se puede decir que se ha estado en Roma, sino se han visitado sus Piazzas o Plazas, los lugares con más vida de la ciudad. La oferta es variada, tómese un café, compre un grabado y unos zapatos de mercadillo, pida dos deseos, descanse y bese a su ser querido; las plazas están para esto y mucho más. Escrito por Veronica.

 
 
 
Buscador de Hoteles Baratos
 
Guías de Viaje
 
 

Visita Otras Guias de Viajes de Viajandopor
 



 
Buscador
 
 

Buscar en viajandopor
 
 
Blog
 
 

Estas son las últimas noticias publicadas en nuestro blog sobre Roma.